Zona de obras de Leila Guerriero

Hay libros que uno busca insistentemente y se nos escabullen, no los logramos alcanzar. Buscamos en librerías viejas, preguntamos a amigos y conseguimos un “está discontinuado”, “ya no se edita más”, “lo presté y nunca me lo devolvieron”, “hace años que no lo veo”. Y si hay algo que motiva la búsqueda de una lectora empedernida como yo, son justamente esas respuestas.

Pero este libro del que les voy a hablar hoy, me buscó a mí. Yo no sabía de su existencia, ni siquiera conocía muy bien quién era su autora. Se me apareció insistentemente en distintos momentos y en distintos lugares. Nombrado por distintas personas que no se conocían entre sí. Son esas coincidencias que hacen que uno diga: ¡basta, ya son muchas señales, te tengo que leer!

Eso es lo que me ocurrió con Zona de obras de Leila Guerreiro. Se presentó a sí mismo en varias oportunidades: en el blog de Aniko, Escribirme, que sigo con devoción; en una conversación mientras comíamos una pizza en el Centro: una profe venía de leerlo y había quedado fascinada; y en una foto de una amiga mía de México: mi amiga posaba feliz con su regalo de navidad en la mano, ¿adivinen cuál era el regalo?

El libro de Leila Guerriero no pudo haber llegado a mi vida en mejor momento. Justo cuando empezaba a armar el blog y justo cuando empiezo a vislumbrar un futuro de escritura de lo que más me gusta: la no-ficción. No quiero decir con esto que nunca voy a escribir ficción, no tengo la menor idea adónde me va a llevar esta pasión mía por la palabra, pero recorriendo los estantes de mi casa, me doy cuenta que mi lecturas rondan siempre la crónica y la no ficción. Nunca hubiese afirmado que me gusta el periodismo, de hecho no soporto ver un noticiero en la televisión. Pero Guerriero, de alguna manera, me desató el nudo de esa supuesta contradicción.

Porque, justamente, Zona de obras habla del proceso de escritura de las crónicas narrativas y el periodismo literario. De viajar, ver, contar. De escuchar, respetar, saber esperar para contar la historia que otro nos confía. Habla del proceso y los recursos. Y define también lo que no es una crónica: un mero texto informativo centrado solo en el qué pasó con pretensiones objetivas. Guerriero habla de la crónica como forma artística que cuenta historias reales valiéndose de los recursos literarios que se utilizan en la ficción. No diferencia al periodista del escritor. Sí dice que hay periodistas malos y periodistas que escriben muy bien, como así también autores de ficción que lo hacen maravillosamente bien como horriblemente mal.

“yo no creo en las crónicas interesadas en el qué pero desentendidas del cómo. No creo en las crónicas cuyo lenguaje no abreve en la poesía, en el cine, en la música, en las novelas… porque no creo en crónicas que no tengan fe en lo que son: una forma de arte”

Este libro lo leí, mejor dicho “me lo comí”, durante el fin de semana largo de año nuevo en Valeria del mar. Fue imposible dejar de leer durante esos cuatro días. Un placer absoluto entre pan dulce, playa y cañitas voladoras. Sus 30 capítulos son la transcripción de sus conferencias, artículos publicados en revistas, palabras preliminares o prólogos a otros libros. Imperdibles todos. Hago sí una mención especial para el texto “¿Esto es África?” que me emocionó hasta las lágrimas pero voy a dejar que descubran ustedes solos el porqué.

Son tantas las citas que subrayé y tantos caminos de lectura señalados que marqué: libros, revistas y autores que nombra repetidamente (algunos que yo ya conocía, otros que ya están agregados a mi lista por leer): Martín Caparrós, Revista Gatopardo, Revista El Malpensante, Tomas Eloy Martínez, Rodolfo Walsh, Juan Pablo Meneses y tantos, tantos otros que tengo que empezar a investigar.

Esta es una de las cosas que más me gusta de un buen libro: cuando se abre como abanico para señalarte otras lecturas, otros autores, influencias, guiños. Amo los libros que motivan a seguir buscando, a seguir investigando. Este libro es para mí como un faro. Algo me está señalando. Sin duda ya estoy metida en esta aventura para encontrar ese algo, brújula literaria en mano.

zona de obras mate

Les dejo la última entrevista publicada en La Nación a Leila Guerriero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s