Algunos de crónicas de viajes

Este verano estuve poniéndome al día con algunos de los libros que tenía reservados en mi biblioteca para leer. Por supuesto me faltan unos 348 libros y medio, que siguen en línea, esperando ser leídos. Y, como se imaginarán, la fila crece y crece cada mes gracias a recomendaciones y regalos.

Uno de mis géneros favoritos es la crónica de viajes. No me había percatado de que se trataba de una de mis lecturas predilectas hasta que, después de leer blogs y reseñas, me enfrenté con valentía a mis estantes y noté que se repetía sistemáticamente la temática.

Hoy les traigo tres de mis libros estivales de este año. Los tres escritos por tres autoras argentinas: unas más consagradas, otras más nóveles pero las tres super disfrutables.

El primero es Viajes. De la Amazonia a las Malvinas de Beatriz Sarlo. Es un libro que se editó en el 2014. Lo había visto en las librerías ya pero no me había decidido a comprarlo.

Tengo una relación larga con Sarlo. Fue profesora mía en la facultad y, aún sin compartir algunas de sus opiniones políticas en algunos medios de comunicación, nunca pude olvidar lo fascinantes que eran sus clases. Daba Literatura Argentina durante cuatro horas seguidas, los sábabeatriz sarlo viajesdos a la mañana y, les juro, no daban ganas ni de pestañear. Su talento en oratoria es incuestionable: nos hablaba de Puig, Borges, Gelman, Storni de una manera inigualable. De más está decir que nunca me animé a dar el examen final oral frente a ella.

En este libro, Sarlo reúne relatos de algunos de sus viajes. Los de una Sarlo madura, en Europa o en Malvinas y de otra, jovencita, recorriendo como mochilera los paisajes latinoamericanos con compañeros de facultad y de aventuras (tal vez más compañeros de estudio que de aventuras…). Tiene pasajes muy interesantes, bien autobiográficos y anecdóticos que se pierden un poco en la verborragia del dato y las notas al pie. Casi compulsiva la continua referencia y la cita de otros autores que no siempre vienen al caso con una Beatriz adolescente, perdida en la puna, abriéndose una latita de viandada. ¡Afloje, Sarlo, que nos gustan los detalles nimios!

Buena idea lo de los “saltos de programa”, como ella le dice a lo inesperado que tiene todo viaje, a las experiencias surgidas de lo no planificado. ¡Ah! Casi me olvido… en el libro aparece un link al Pinterest de Planeta Libros para ir viendo las fotos originales de cada viaje relatado en el libro.

hebe uhart turistas

Otro de los libros que leí este verano fue Turistas de Hebe Uhart. Esta autora tiene una larga trayectoria dentro del género “crónicas”. De hecho, dicta cursos y seminarios sobre el tema. Yo la conocí también en la facultad, invitada un día a una clase, donde nos leyó algunos fragmentos de su novela Señorita y algunos cuentos de su Guiando la hiedra (por favor, no se pierdan “Y ahora cómo vuelvo” incluído en ese libro). Uhart tiene la maestría de hacer de lo cotidiano y lo pequeño, un mundo lleno de significado y magia. Es una narradora de lo pequeño, narradora de lo diario. La adoro. Su lectura es fácil sin perder complejidad. Pone tan cerca el zoom que cada frase, de tan cotidiana, es filosófica. Tengo varios libros de ella, algunos de crónicas de viajes. Turistas no es específicamente un libro del género viajero pero tiene algunos relatos que hablan de viajes y excursiones. El primero, “Turistas y viajeros”, condensa un poco la idea de la diferencia de los que viajan para tomarse un daiquiri en el all inclusive de vaya a saber qué playa y aquellos que viven el viaje como inmersión dentro de una cultura. Lectura que, una vez más, da ganas de meterse de lleno en la vida y escribirlo todo.

aniko dias de viaje

El último libro que traigo por acá hoy es de una bloguera, ahora ya podríamos decir escritora, Aniko Villalba. Acaba de publicar su segundo libro, El síndrome de París.

Días de viaje es su primer libro publicado. Autora del blog Viajando por ahí, Aniko es una escritora nómade. Viaja y va contando lo que ve, lo que siente, lo que le pasa. En sus charlas siempre cuenta que ella tenía un sueño: vivir viajando. No se encontraba cómoda siguiendo los mandatos de una sociedad que dice que hay que tener un lugar fijo de vivienda, un trabajo estable con una cuenta en el banco y, con suerte, 15 días libres al año para conocer algún que otro rinconcito del mundo. Aniko logró cuestionar este estilo de vida, aventurándose a vivir su sueño e ir encontrando en cada lugar que visitaba, su lugar en el mundo. Yo he leído otros relatos de viajeros pero lo especial, lo lindo de los textos de Aniko, es que se nota que se trata de una escritora que viaja. No es una simple mochilera que pone por escrito en su diario algunas anécdotas de viaje. Las experiencias están narradas de una manera especial, con mucha víscera y poesía: desde adentro. Y uno no puede más que sentirse identificado con cada paso que cuenta. Este libro recoge algunos de sus viajes por Latinoamérica, Asia, África y Europa. Un verdadero esfuerzo de autoedición. ¡No puedo esperar a conseguir el segundo!

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s