Nunca más

Se citaron a las 9 en una pizzería de Corrientes. Hacía año y medio que no se veían ni se hablaban. Todo había terminado muy mal. Fueron esos finales interminables. De idas y vueltas, de regresos, retrocesos y de un débil “no hay vuelta atrás”. Sabían que la cosa no fluía. ¿Lo había hecho alguna vez?

Como último manotazo de ahogado intentaron un nunca-más para no seguir lastimándose ni destruir cualquier pequeño resto de amor que pudiera sobrevivir a ese cúmulo de bronca. No supieron a quién culpar. No pudieron enojarse con el destino ni descifrar si eso era una prueba más.  ¿De dónde vino ese abismo insalvable? ¿De la diferencia de edad? ¿La diferentes crianzas, distinto origen? ¿a los desacuerdos para el futuro? ¿Qué o quién tenía la culpa?

Un año y medio sin saber nada el uno del otro. Un año y medio de silencio y de tranquilidad. Un año y medio de otras gentes, otros problemas, otros insomnios. Un año y medio de dejar y de soltar. Y aún así… aún así… los dos se pensaban en cada esquina compartida, en cada espalda confundida, en cada canción.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s