¡Bienvenido Es Ruiz a Caballito!

¡¡Hola hola!! ¿Cómo andan? Acá en Buenos Aires, con una hermosa primavera que por momentos se pone muy ventosa, por momentos super soleada y por momentos gris y lluviosa.

Ayer estuve paseando al mediodía por la Feria de Comida Italiana en el Patio Lechero (Donato Álvarez y Bacacay). La verdad, pensé que iba a estar mejor, con puestos de comida más algunos productores de alimentos italianos vendiendo aceites de oliva, pastas secas, condimentos, etc. En cambio sólo encontré algunos foodtrucks vendiendo unos pocos sánguches y platitos de pasta y, de postre, unos vasitos minis de plástico con  panacotas o palitos de helado de Chocotorta / Oreo /Tiramisú. La verdad, me desilusionó bastante. Ni la algarabía de Donato con su megáfono en mano lograba levantar la feria.

Por suerte se nos ocurrió visitar un cafetín que hacía unos días habíamos visto a unas cuadras de allí, en Terry y Valle. Se trata de Es Ruiz Cafetín y, les digo la  verdad, me hizo olvidar al instante el bajón italiano.

Es Ruiz es una creación del maestro pastelero Eduardo Ruiz, ganador de muchísimos premios, miembro de la Academia Culinaria de Francia y jurado en uno de los concursos de Pastelería más prestigiosos del mundo (todos estos títulos y diplomas se pueden ver en las paredes). El cafetín es una hermosa casona en la esquina de Terry y Valle, ahí nomás del barrio británico de Caballito. Las habitaciones de la casona están ambientadas de manera cálida y minimalista para poder disfrutar de un rico té o café con las especialidades de la pastelería del maestro.

Ya al entrar, te recibe una estantería llena de exquisiteces con chocolates y dulces brillosos prolijamente presentados, bien al estilo de la pâttiserie francesa. El lugar estaba lleno, pero en seguida nos dieron una mesa en el piso superior. La carta incluye distintos tipos de sandwiches gourmets, croissants, tortas, alfajorcitos, hasta enzaimadas! También se pueden degustar algunos blends de té especialmente creados por Es Ruiz, café y limonadas.

El secreto es pedirse una torta, eligiéndola en la mesa de exhibición. No se lo pierdan porque el arte con la que están presentadas las variedades es impecable! Hay desde Selva Negra hasta Lemon Pie, Maracuyá con Coco, Mousse de Chocolate Roger con Frambuesas, Balcarce, Brownie con Merengue y Dulce de leche… No las puedo nombrar a todas porque son un montón y ¿lo mejor?—> verlas y dejar que nuestro ojo se conecte con nuestro paladar y diga “¡ésta!” Yo probé la torta de mousse de chocolate con corazón de naranja y ¿qué quieren que les diga? ¡¡in cre í ble!!

La casona es amplia y luminosa; las habitaciones proporcionan una linda intimidad al grupo de mesas en cada ambiente. Las ventanas con vidrios biselados dan a los árboles de la calle y al fondo de la casona hay un patio con mesitas donde se puede tomar el té al aire libre.

14517634_10210733646765481_7837223115131121355_n14494760_10210733586683979_5790373661682560689_n14517563_10210733590324070_4835653664746955598_n14572928_10210733589964061_304631957638999292_n

14484681_10210733587804007_7298253157911287137_n14494870_10210733589684054_6927534490392966129_n14502863_10210733588924035_1218981053997433757_n14570295_10210733589204042_7205202453550126698_n

Es Ruiz tiene, además del Cafetín, su propia Pastelería a unas cuadras de ahí (en Centenera 534). Al salir del cafetín, nos acercamos allí para conocerla. Tiene un mostrador laaaaarguísimo donde se exponen, todas en un mismo nivel (bien al estilo francés), tortas, masas, viennoiseries, panes y bombones. Nos atendieron de mil maravillas y nos dieron a probar algunos bombones que sacaron amablemente de la vitrina donde se exponen. Yo probé una prolija media esfera de chocolate blanco con relleno de maracuyá y otra con relleno cremoso de maracuyá con pimienta de Jamaica. ¡No saben lo que es! El chocolate se derrite en la boca rapidísimo y los sabores se funden en un bocado celestial! (me puse poética..!) Y, claro, el chocolate es belga. ¡Con razón!

Me traje unos biscottis de la Pastelería para el cafecito de la noche pero me hubiera traído de todo. ¡Por suerte está cerquita de casa! Vayan preparando unos bomboncitos para mí que en cualquier momento vuelvo. Tienen servicio de lunch y preparan pedidos.  Bienvenido Es Ruiz al barrio . ¡¡Vamos Caballito todavía!!

Les dejo el link a la página acá

14449795_10210733585843958_7111476518840736891_n

14469553_10210733586243968_4040259821479158126_n

Comer en estación: los alimentos de primavera

Una de las primeras cosas que aprendí leyendo y escuchando a Narda Lepes (una de mis cocineras favoritas) es que para aprovechar los nutrientes de cada uno de los alimentos que nos llevamos a la boca, es importante COMER EN ESTACIÓN. Es fundamental informarse y conocer cuáles son las verduras, las frutas, las carnes y legumbres que están en temporada para poder aprovecharlos al máximo ya que están en su punto justo de cosecha, tienen sus características (sabor – color – textura – nutrientes) en su máxima expresión y, también importante, son los productos que deberíamos encontrar más baratos. (Intenten comprar una mandarina en enero y, aparte de que es un engendro genético, te cobran el precio de lo que es: un producto de alta tecnología en respuesta a las demandas del mercado y no a los tiempos de la naturaleza.)

La idea de seguir una alimentación por estaciones es ideal para llevar una dieta equilibrada. De esta forma, conociendo los productos que están en estación podemos ir cambiando el menú según sea primavera, verano, otoño o invierno. Nos aseguramos de que probamos de todo y que, a nuestro organismo, ingresan los nutrientes y vitaminas necesarias para cada momento del año.

Como dice Narda (y yo comparto ampliamente): hay que hablar con nuestro verdulero amigo, hay que conversar y preguntarle al carnicero. ¿Qué tal están las naranjas? ¿jugosas? ¿dulces? ¿ácidas? ¿Qué me recomendás para hacerme ahora en la cena, quiero hacerme una tortilla: están bien los zapallitos o tenés mejor la espinaca?

Además de conversar con nuestro vendedor amigo (hay que hacerse compinches, ya se los digo: son los que aportan los alimentos a nuestro organismo y nos aconsejan todos los días), hay que estar bien atentos y abrir bien los ojos: ¿qué fruta es la que sobresale, está adelante de todo en los cajones? ¿Qué tipo de carne es la que se ve más en cantidad? ¿Qué colores priman en la verdulería? De lo que más hay, es lo que hay que consumir porque si hay más es porque es la época de cosecha. Ese producto está en estación. ¡Ése es el que queremos! No vale ir con el antojo del licuado de ananá en pleno junio con 10° bajo cero. Lo mejor es ir al mercado abiertos a ver qué hay y recién ahí elegir el menú (no al revés).

Déjenme insistirles en esto de hablar con el carnicero, hablar con el empleado de la pescadería…: ¿cuándo traen pescado nuevo? ¿Qué días traen carne de Liniers? ¿Qué día de la semana llegan los cajones de verdura? Planeemos nuestras compras en función de esa agenda para poder disfrutar de alimentos frescos, maduros, en su punto justo. No compremos los duraznos verdes para que (no) maduren tristemente en la heladera.

Animémonos a probar cosas nuevas. Aprendamos  los cortes de la carne, los nombres de pescados (además de la merluza y el salmón). Conozcamos nuevas maneras de preparar distintas comidas con verduras y legumbres. Informémonos acerca de productos locales. ¡Comer bien no solo es saludable sino que también es divertido!

Les dejo una página del libro de Narda con los alimentos que están en estación actualmente en primavera. ¿Hay algunos que no conocés? ¡¡A salir a buscarlos!!

primavera-narda

Les dejo el link a la página de Narda Lepes 👉 acá👈 y su página en Facebook 👉acá👈

Le Marché en Buenos Aires

¡¡Hola a todos!! ¡¡Feliz primavera!! ¡Por fin! Qué bellos los días de sol, las flores, las salidas al aire libre… Estoy feliz de poder renacer junto a todo lo que me rodea y despertar de esta larga siesta que fue el invierno.

¿Cómo andan? Hace rato que no escribía. Tengo varias cosas para contarles así que de a poquito les iré compartiendo.

¿Qué tal estuvo el finde? Yo anduve por Le Marché el domingo. Le Marché es una feria de cocina francesa organizada por la Asociación Gastronómica Francesa en Argentina, Lucullus. Este año coincidió con el inicio de la semana Viví Francia, semana de Francia en Argentina con algunos eventos gastronómicos y culturales del país tricolor.

Por eso, esta vez Le Marché no estuvo en el hipódromo como generalmente se hace, sino que se ubicó al lado de la Embajada de Francia. Cientos (y no exagero) cientos de personas esperaban haciendo cola para poder entrar a la Embajada que estaba abierta al público para visitas guiadas.

Como ya se sabe, los amontonamientos de gente no me gustan nada, así que preferí irme derechito al Marché y dejar la visita para alguna otra ocasión. Claro, no se solucionó el temita del gentío en el mercado tampoco. La placita que está al lado del edificio francés estaba atiborrada de personas. Todas tratando de ver qué vendían los puestitos de los distintos chefs galos. No se podía caminar realmente y los canteros estaban llenos de gente que sentadita al sol hacía equilibrio para comer de sus platitos gourmets.

Yo me armé de coraje y paciencia y me acerqué al puesto de Le Beaujolais para comprarme un platito de boef bourguignon. Estaba riquísimo; ¡menos mal porque costó casi $100! Para le boisson, me acerqué a mi ya adorada combi de Julep y (¡qué sorpresa! ¿por qué tan pronto?) me enteré de que se había acabado la pomelada de lavanda. Chicos, lleven más cantidad, es la preferida de todo el mundo. Puse el pecho nuevamente a la adversidad y, como lo que vale es la actitud, me pedi un TríoEnergético (jugo de naranja, zanahoria y jengibre) que logró estar a la altura.

¿De postre? La maroma no me dejó llegar al éclair con el que había soñado la noche anterior peeeeero ahí estaban los chicos de Un, dos, crëpes para endulzarme el mediodía. Sentadita en los 30cm cuadrados que encontré de pasto libre, devoré la crepe de Nutella que AMO (así con mayúsculas), AMO con locura. ¡¡Los quiero Un, dos, crepes!! Si todavía no los conocés y no podés esperar hasta el próximo Le Marché (no tenés por qué esperar tampoco…), el local de Un, dos, crepes está en Perú 424, en San Telmo. Fui varias veces. La variedad de crepres salados y dulces es increíble. ¡Vale la pena el viajecito si estás lejos! Y eso que es un localcito chiquito… Pero está lleno de sabor y buena onda. (Estoy enamorada del francés que cobra en la caja pero shhhh, no lo sabe nadie).

embajada
Le marché
julep
Trío Energético Julep
un-dos-crepes
Un, dos, crepes

Me gustan los mercados al aire libre. Más que gustarme; me encantan. Es cierto que la cantidad excesiva de gente puede nublarte cualquier mediodía de sol pero una vez que los sabores tocan tu paladar… ¡ya nada importa! Ahora hay que prepararse para este domingo 25 de septiembre que comienza el Festival Al dente! para celebrar la italianidad en Buenos Aires. ¿Dónde? En Av. Dorrego y Enrique Martínez, Palermo (junto al Mercado de las Pulgas). Ya me preparo para degustar los aceites de oliva y embutidos italianos…. ah…la dolce vita!!

Qué gourmet que te has puesto, mi Buenos Aires querido. ¡Así sí vale la pena tu diario e insoportable ajetreo!

Buenos Aires Market en el Parque Chacabuco:

Hola ¡feliz sábado para todos! ¡Qué hermoso día! ¡No me digan que no está para comerse un asadito al aire libre! Ya está entre nosotros, muchachos; ya veo las abejitas dándole vueltitas a las flores… la primavera está cada vez más cerca.

Y qué día ideal para ir al Buenos Aires Market. Hace un tiempo que había dejado de ir porque me cansaba tanta gente y me molestaba tener que ir codeando hasta el mostrador de cada puestito. Pero, a partir de hoy, cada vez que tenga un Market cerca de casa voy a ir con objetivos claros para no tener que dar vueltas tipo trompito llevada a la fuerza por la marea humana.

Este finde el Buenos Aires Market está en Parque Chacabuco. ¡Genial! y ¿cuál fue mi objetivo de hoy? En realidad fueron dos: (ya se me estaban acabando los que tenía) y algún dulce (tengo un frasco triste al fondo de la heladera de lo que queda de una mermelada de damasco, comprada en un supermercado vaya a saber cuándo y por qué). Con esos dos objetivos en mente partí para el parque, segura de que la gente no me iba a amedrentar.

¡Y así fue! La tarde estaba tan linda que fue imposible que el gentío me cambiara el buen humor que tenía. Aparte, al ver todos esos productos naturales, super bien presentados en los puestitos, los vendedores amables, dándome a probar de todo… es imposible no sentirse feliz. Bueh, por lo menos esta gordita que les habla es feliz en este tipo de mercados.

En cuanto a mi búsqueda del , tenía muchas ganas de comprarme alguno de The Blenders. En otro mercado me habían dado a probar uno de sus blends y me había gustado mucho. Por suerte encontré una cajita con un surtido de todos los blends que producen, a saber:

🌱Berry Lady: Té negro Ceylon, rosa mosqueta, hibiscus, cereza, frutilla, frambuesa y arándano.

🌱Ginger Bee: Té verda Sencha, jengibre, carcaritas de limón y miel.

🌱Chocolate Massala Chai: Té negro Ceylon, jengibre, cacao, clavo de olor, canela, cardamomo y chocolate.

🌱Passion Fruit Joy: Té verde Sencha, cascaritas de manzana y maracuyá.

🌱Fruit Magic: Rosa mosqueta, hibiscus, lemongrass, manzana, cáscaras de naranja, mango y naranja.

dsc02098dsc02097dsc02115dsc02118

Por ahora probé el Ginger Bee (que es el blend que ya conocía de ellos) y me encantó. Tiene un marcado sabor a miel y se nota el sabor de las cascaritas de limón; claramente no es el sabor del jugo del limón, es más perfumado y menos ácido. Me encanta. Les dejo la página de The Blenders 👉acá 👈para que conozcan la marca.

Segundo objetivo: el dulce. Acá tengo que hacer una aclaración. A mí me gustan mucho los dulces naturales orgánicos. Odio las mermeladas transparentes, lisas, artificiales y pegajosas. Pero, no sé por qué, en vez de probar sabores nuevos siempre caigo en mi amada y favorita frambuesa. Les juro, siempre voy con la idea de traerme algún dulce distinto, alguna mermelada de higos, de tomates, de zarzamora… pero nunca puedo decirle que no a la frambuesa. Me puede. Y esta vez no fue la excepción.

En el ´puestito de Patagonia Berries me dieron a probar de todo. Había dulces producidos enteramente en la Patagonia con frutos de allá: frambuesa, zarzamora, arándanos, rosa mosqueta… Lo que me llamó la atención es que había dulces sin agregado de azúcar, dulces “light”. Los probé y me parecieron excelentes porque, a pesar de ser “light”, no pierden para nada el sabor del fruto: al contrario, me parece que hasta se “concentra” al no ser taaaan dulce. Así que, como se imaginarán, me traje un dulce light de… ¡frambuesa! (Me gustó mucho el de zarzamora: bien ácido. Lástima que no vi el de guindas, ése es mi segundo favorito).

Cuando llegué a casa leí en la tapa del frasco que por cada dulce que Patagonia Berries vende, dona un desayuno para algún niño que asista a los Centros de Prevención de la Desnutrición de la familia CONIN. Así que, más contenta todavía me fui con mi mermelada, feliz de poder ayudar, aunque sea de una manera tan micro mini. Todo suma. Les dejo la página de Patagonia Berries 👉acá 👈para que chusmeen sus productos.

dsc02096dsc02094dsc02095dsc02112dsc02106dsc02113dsc02114

Algo que me gusta muchísimo de Buenos Aires Market es que cada vez hay más food trucks. ¡¡Los amo!! Me parecen re piolas. Son un mini restó sobre ruedas y, como no tienen mucho lugar para depósito, siempre me da la sensación de comida fresca, recién hecha, llena de sabor. Cada uno tiene su estilo: el que vende falafel, el de los burritos y fajitas, el de helados, el de patisseries y café… Me encantan. Ya que estamos, les recomiendo una peli: CHEF. Está buenísima. Después vean el trailer acá👍 y se van a dar cuenta de por qué me acordé de esta peli ahora. 😄

dsc02099dsc02100dsc02101dsc02102dsc02103dsc02104

Finalmente, para merendar y hacer una pausa antes de volver a casa con mis compras me tomé un cafecito de Coffee Town acompañado de unas croissants con almendras de L’ épi Boulangerie (mis favoritas desde tiempos inmemoriales cuando paseaba por Paris 😄).

No será el Bois de Boulogne, ahícito nomás del Roland Garros, pero en el Parque Chacabuco hoy se respiró el aire aromático de los mercados gourmets. ¡Vamos Buenos Aires Market todavía!

14316804_10210524018604908_6037017547635343147_n

🎵 You ain’t nothin but a hound dog… 🎵

¡Hola a todos! ¡Feliz domingo! ¿Qué tal estuvo el fin de semana? Parece que terminando con lluvia, acá en Buenos Aires.

Estoy muy gourmet últimamente y estoy escribiendo muchísimo acerca de lugares donde ir a comer. Y, no está nada mal, ¿no? Hay que aprovechar que vivimos en una ciudad llena, absolutamente llena, de restaurantes y cafés, y la gente cada vez se preocupa más por comer rico, sano, distinto. Está muy bueno tener tantas opciones para elegir.

Hoy tomé la merienda en Muu Lechería en Puerto Madero (Juana Manso esquina Vera Peñaloza). Hacía tiempo que tenía ganas de ir ahí. Había pasado y le había echado al ojo al local tipo merendero de los años ’50, con un auto Cadillac y todo adentro del local. Así que, contra viento y llovizna, me fui para la Costanera para conocerlo finalmente.

El local está excelentemente ambientado: boxes con sillones plastificados color celeste clarito, sillas metálicas con asientos de hule; muchos colores pasteles, metales y blanco. Los mozos con chombas con cuellito, bien a lo Elvis Presley y las chicas con pañuelos tipo vinchas en la cabeza; muy al estilo del merendero de Volver al Futuro ¿se acuerdan? De hecho, creo que en el menú hay un plato llamado Mc Fly. ¡Uy qué ganas de ver la trilogía de nuevo!

Por supuesto, como se podrán imaginar, el menú está lleno de hamburguesas, aros de cebolla (nunca nunca como los de The Embers -para aros de cebolla, vayan allá), milkshakes, licuados, waffles y super tazones de café con leche, capuchino, cortados. Bien a lo gigante: bien a lo yankee.

La atención es excelente. Nuestros hermanos venezolanos, abocados todos al servicio en la gastronomía, son hiper amables y, obvio, con el acento ganan. Yo me pedí un tazón de capuchino y dos donuts. No me pareció muy buena la calidad de los productos. Esperaba un poquito más. Las donuts estaban un poco secas y los platos de mis compañeros no fueron nada espectacular tampoco (como les dije, los aros de cebolla no son como los de The Embers -ellos, allá, sí que tienen el secreto del rebozado perfecto) y el waffle de Banana Split tampoco fue gran cosa. Quiero decir, la presentación no fue nada original ni cuidada; en mi opinión. Otra cosa que yo cambiaría: los licuados vienen en vasos típicos con la formita del milkshake, ¿vieron los alargaditos con relieve? pero en Muu ¡son de plástico! Chicos, entiendo que los de vidrio son re pesados pero vale la pena usarlos, cambia totalmente la experiencia “merendero”.¡Pónganse las pilas!

De todas maneras el lugar es hiper alegre; lleno de adolescentes, parejas, familias, amigos. Muchas selfies por todos lados. Y es que, con el Cadillac rosado en el medio y toda la decoración, da para sacar fotos a troche y moche. Luz de neón en paredes y techos con el nombre del restaurant y los platos que se sirven, música de Elvis de fondo y hasta una vitrina con merchandising (confieso que la shopping compulsive casi se tienta con un tazón con el logo de Muu en rosado… sí, ya sé, lo mío ya es cualquiera… jeje).

Da para volver porque el lugar es divino. Es una experiencia muy Disney. Me quedé con ganas de probar el milkshake de menta con chocolate y el desayuno con pancakes. Tiene una ventanita al costado del local (sobre la calle Juana Manso) para el Take Away y hay 2 x 1 en tragos de lunes a viernes de 19 a 21hs. para el after office. ¡Ah! Y los miércoles es Ladies Day (o sea, 2×1 para las chicas). Muu tiene varias sucursales: Palermo, Recoleta, Unicenter, Belgrano… y está por abrir otros más en Pilar y Castelar.

Fue una hermosa tarde, a todo rock ‘n’roll y a todo Elvis la Pelvis (¡Ahora tengo ganas de ver por enésima vez Grease! 😜)

Les dejo el link a la página de Muu👉 acá👈. Está el menú para que vayan chusmeando.

DSC02019DSC02030DSC02021

DSC02028

DSC02025

DSC02026

14222370_10210468210969752_5597661106404621798_n

14199222_10210468210489740_2022123623410811283_n

Tomando un tecito en Tehani Lab

¡Hola gente linda! ¿Cómo andan? El martes pasado fui invitada por la gente de Tehani Lab a conocer su local en Palermo (Thames 2215) y probar sus exquisitos blends. Tuve la suerte de que me recibiera Luciana Datria, su creadora. Con ella conversamos un montonazo: me contó la historia de la marca y me hizo probar el té verde con un crumble de manzanas elaborado allí mismo, bien caserito.

El local te recibe con una especie de jardín o galería con mesas y sillas altas de madera que invitan a sentarse y a compartir una tarde fresca debajo de plantitas colgadas en burbujas de vidrio. Algo de la naturaleza del litoral se respira en ese especie de porche fresco. Al entrar, te encontrás con estanterías hasta el techo donde, prolijamente, brillan frascos y latas con hebras y blends y ¡oh sorpresa! productos de cosmética realizados con esencias y aromas de té. Todo se puede tocar, oler, sentir: té Rooibos, Earl Grey, té verde, té negro, en saquitos, chocolates con té, cremas corporales y brumas corporales con aromas de té. ¡No por nada se llama Tehani Laboratorio de Té!

Sí, gente, en Tehani Lab se RESPIRA té. Luciana me contó que uno de las motivaciones que ella tuvo al comenzar la marca fue la de utilizar los productos de origen. Después de estudiar en varios países y capacitarse como tea blender y sommelier, se dio cuenta de que las mejores hojas de té estaban en Oberá, Misiones donde, dicho sea de paso, compran marcas de té tan conocidas como Twinings y Lipton para producir sus blends. Sí, sí: usan nuestro té.

La marca produce sus blends con materia prima misionera totalmente libre de agroquímicos y pesticidas y todo el local expresa ese respeto por la sustentabilidad y el aprovechamiento de todos los frutos y hierbas provenientes de nuestro Litoral. En Tehani podés encontrar confituras de naranja y té negro, chocolate premium con 60% de cacao con Earl Grey y naranja o con té negro y frutos rojos, jabones líquido para manos y cuerpo con té verde y jengibre…… ¡entre tantas otras combinaciones, teniendo siempre como protagonista al té! Una verdadera fiesta para los sentidos. ¿Saben lo que significa “Tehani”? Justamente eso: es un nombre femenino africano que significa “celebración”.

El lugar es ideal para encontrarse con amigos y que-daaaar-seeee. Las mesas de madera son amplias, las sillas, cómodas y el sillón con almohadones invitan a estarse largo rato. Se puede charlar, trabajar (hay enchufes para que puedas llevar tu compu/celu/tablet), organizar una reunión mientras disfrutás de todas las infusiones y exquisiteces que se hornean ahí mismo. Hay budines, cookies, scons (sí, preparados con té como uno de sus ingredientes ¡adivinaron!) Al fondo del local hay un patio techado con luz natural, una biblioteca gigante y miles de libros y revistas de decoración (esos que ponés en la mesita ratona y hojeás mientras tomás un tecito). Bueno, así como en casa pero más lindo.

En la pizarra, para ir saboreando, se anuncian:

Tés de origen: té negro / té verde sin agroquímicos ni pesticidas, cosecha de selección

Blends de té negro: Orange Earl Grey (té negro, naranja,  bergamota y clavo de olor)

                                            Berries Black Tea (té negro, arándanos, hibiscus y rosa mosqueta)

                                            Vanilla Black Tea (té negro, vainilla y miel)

                                            Chai (té negro, especias masala)

Blends de té verde: Ginger Green Tea (té verde, jengibre, lemongrass y menta)

                                            Flower Green Tea (té verde, pétalos de rosas, rosa mosqueta, jazmín                                               y frutilla)

También hay, esperando ya la primavera: iced teas, milkshakes y limonadas con té para seguir disfrutando de los blends en las tardes más templadas. No les cuento lo contenta que me puse cuando Luciana me contó que también organizan eventos y catas para los que somos curiosos y siempre queremos más. ¡¡Allí estaré, sin dudas!!

Tehani Lab es un rincón apacible de aromas litoraleños para merendar, almorzar, brunchear y estarse. Un placer.

DSC01991DSC01989DSC01990DSC01992

DSC01986DSC01984DSC01982

DSC01985DSC01978

DSC01975

¡Gracias Luciana y Dani!

DSC01993

¡Dos cafés nuevos en Caballito!☕

Se acaban de abrir dos locales nuevos en Caballito para comer, brunchear y merendar. Como no podía ser de otra manera, mochilita al hombro y apetito despierto, fui a conocerlos y a degustar algunas exquisiteces. Para el distraído, aclaro que fui en dos días diferentes… ¡Pst! ¿Qué se pensaban? ¿Que me había olvidado de mi dieta?

El primer lugar que conocí fui Molly´s, un café ubicado en la esquina de Formosa y Riglos. Hermoso local: super amplio, con ventanales gigantes tipo casa antigua. La luz que tiene el lugar, aparte de tener la ochava entera de ventanales, se debe a la decoración minimalista del café. Sin dejar de ser acogedor, las paredes son completamente blancas y las mesas y las sillas también son de color blanco combinado con madera clara. Hermosas. La vajilla impecable; se nota que acaban de abrir hace una semana.

Hay algunas plantas por aquí y por allá y en la barra hay una heladera donde se ven algunas tortas y cuadrados. Sobre el mostrador, bandejas de pie y frascos con muffins y bizcochos.

El menú es bastante completo, aunque todavía no estaba todo lo que aparecía allí escrito. Algunas tortas, sánguches, ensaladas, waffles, licuados y limonadas. Es ideal para brunchear como me gusta a mí: encontrar opciones gourmet tanto dulces como saladas.

Yo probé el waffle relleno con pollo frito, queso cheddar y cebollas caramelizadas. Lo acompañé con una limonada con jengibre y menta (mi preferida, ¡always!). Me encantaron las cebollas, le dieron un toque dulce al sandwich “wafflero”.

La atención, impecable. Se preocuparon siempre de preguntarnos cómo iba todo. El ambiente acogedor con música de fondo y lámparas colgantes con diseños en hierro súper modernos. Una buena combinación entre lo despojado de la decoración y la sensación de cocina antigua de campo.

¿El postre? ¡No me lo iba a perder! Brownie de Nutella. Sí, leyeron bien: de Nutella. ¡Exquisito! Había algunas mesas con gente conectada con la compu, no pregunté pero seguramente tienen una buena conexión a Internet para poder ir a trabajar allí.

2

mollys 3

mollys

☕  ☕  ☕

Lo venían anunciando por Facebook y finalmente ¡llegó el día! Se inauguró por fin el local de Nucha en la esquina de Cachimayo y Valle. Ya es conocidísima la pastelería de esta mujer. Es una grosa. Sus tortas y sus meriendas opíparas con sanguchitos, scons y muffins son famosas. ¡Por suerte ya tenemos sucursal en Caballito!

El local es bastante pequeño pero está muy bien aprovechado con mesas adentro, afuera y una barra que da a uno de los ventanales. La decoración es impecable, con muy buena iluminación de dicroicas y lámparas en colorado y blanco. Las mesas y sillas también son blancas combinadas con madera haya.

Ni bien entrás al local, te recibe una heladera gigante con las tortas y cuadrados exhibidos. Cheesecakes, Rogel, Chocotortas, de Mousse de arándanos, de Maracuyá, Crumble de Manzanas…. La carta presenta también algunos platos salados pero lo fuerte de Nucha son sus magníficas tortas. Hay croissants también interesantes, creo que vi algunos con frutos secos como almendras y pistachos.

El local estaba atiborrado de gente. Muchas mujeres que decidieron tomar el tecito juntas un día después de la inauguración. Atrás mío había una mesa de ocho mujeres que cacareaban como locas mientras iban llegando las bandejitas de tres pisos con las exquisiteses del Té Completo Nucha.

Yo probé la torta de Mousse de maracuyá con chocolate blanco (ya les dije que me estoy cuidando). La acompañé con un tecito Earl Grey (tienen Twinings). Debo reconocer que las porciones de torta son super generosas; se puede pedir media porción. La atmósfera era alegre y de mucha charla. Sin música de fondo.

El lugar del barrio que eligieron no puede ser mejor; justo frente al Barrio Inglés de Caballito. Precioso. Se te pierde la vista en esas casonas inglesas con sus patiecitos frontales. Un primor. Hace falta que terminen una torre que está en construcción sobre Cachimayo para tener mejor vista de ese lado. Tienen mesitas afuera y toldos para tomar alguna limonada una tarde más templada.

nucha 2

 

nucha 6

☕  ☕  ☕

¿Qué cafés o bares me recomiendan ustedes? Puede ser Caballito o cualquier otro barrio. ¡Hay tanto por descubrir y degustar! ¿La bikini? Qué sé yo, que espere… este verano trataré de imponer la moda del traje de neoprene. 😜

5 o’clock tea con Samsara, Chamana y Heredia

¡Hola! ¡Hola! Cómo están. Yo estoy acá, disfrutando de la merienda y ya que estoy se me ocurrió contarles cuáles son los blends de té que estoy probando en esta temporada de invierno que poco a poco se va acabando.(Yes!!💪)

Como ya les conté, amo tomar mate pero hace unos meses tuve que dejarlo porque me estaba haciendo pelota el estómago. Soy hiper sensible a la mateína y me inflama tanto que no pude seguir disfrutándolo diariamente como lo hacía. Muy de vez en cuando me cebo unos con yuyitos para aligerar el efecto.

La cuestión es que esta abstinencia de yerba mate me aceró una vez más a una de mis otras infusiones amadas: el . De chica tomaba litros y litros de té con leche en desayunos y meriendas. Era mi bebida favorita. Después, de más grande, empecé a probar otros tipos de : frutales, con hierbas, negro, verde, rojo… y dejé de lado la leche para poder sentir el aroma y el sabor original.

Tengo difusores para el té en hebras, una teterita monona que me regaló hace poco mi hermana y algunas nuevas marcas que estuve probando. Les cuento un poco para que empiecen a chusmear ustedes también, si quieren, estas que les recomiendo y para que compartan conmigo en los comentarios aquellos blends que más les gustan.

En primer lugar les quiero mostrar los té en hebras que me regalaron hace poquito, traídos desde Córdoba (Villa General Belgrano). La marca se llama Samsara T House y se encuentra en lo que se denomina “El camino del té”: un recorrido por el Valle de Calamuchita en Córdoba con hosterías y casas de donde pueden encontrarse los blends más originales y las exquisiteces de la región. Samsara produce tés orgánicos con hierbas, frutos, especies y flores. Estos tés vienen directamente desde la Hostería – Casa de té “La Domanda

13924964_10210295929742829_6193727057865493875_n

13934929_10210295928622801_3904078695903961340_n

13924962_10210295929222816_6006708209488225204_n

Los blends que hicieron todo el camino hasta mi cocina en Buenos Aires son:

🌱 Paloma: manzanilla, melisa, tilo, lavanda y hojas de naranjo dulce.

🌱 Waala: té verde, rosa, manzanilla, mandarina y canela.

🌱 K’Anchay: yerba mate, jengibre, regaliz, tomillo, hinojo y té verde.

El que más me gustó, sin dudas, es el Paloma. Amo la lavanda y en los blends queda genial. Me encantan las variedades con flores: lavanda, rosa, jazmín… así que, ya saben, tengan esto en mente a la hora de recomendarme alguno. El K’Anchay me resultó un poco más extraño al paladar… no sólo porque se trata de un blend donde prima la yerba mate, sino por la presencia del tomillo y el hinojo que lo hace un té más como de yuyo “salado”, si cabe el adjetivo. Pensé que me iba a gustar un montón teniendo en cuenta que amo el jengibre, pero no hay una presencia tan contundente de éste; priman los otros aromas.

DSC01826

DSC01830

DSC01831

De todas maneras, saber de dónde provienen (en medio de las sierras) y teniendo en cuenta que son hebras de té orgánico, es un placer con todas las letras disfrutar de la ceremonia de preparación y de la espera para que infusione. Los chinos sí que saben…

☕☕☕

Estuve probando también blends en saquitos. Me compré las cajitas de saquitos surtidos de la marca Chamana (La Herbal Box – infusión de hierbas de 5 variedades) y el Surtido Orgánico de la marca Heredia (4 variedades).

Los tés de Chamana ya los conocía ya que fueron creados por Inés Berton (la creadora de Teaphilosophie -si no los conocen, son unos blends en hebras que vienen en latas color negro, es-pec-ta-cu-la-res) y Guilermo Casarotti (el creador de otra de las marcas que amo: Inti Zen). Página de Chamana acá. Ambos se juntaron para crear estos blends diseñados para cada momento o estado de ánimo. De ahí sus nombres:

🌱 Relax: cedrón, manzanilla y mandarina.

🌱 Energy: rooibos, canela, jengibre, ciruela, higo y miel.

🌱 Abrazo: rooibos, canela, limón y crocante.

🌱 Detox: menta, cedrón, eucaliptos y melón.

🌱 Amour: rooibos, vainilla, pétalo de rosa, rosa mosqueta y lavanda.

DSC01837

Es difícil elegir un favorito. ¡¡Son increíbles todos!! Tienen sabores bien definidos y se puede identificar cada uno de los ingredientes en el paladar. Buenísimos, en serio. Me llamó poderosísimamente la atención uno de los ingredientes; sí, ése que a vos también seguro te intrigó cuando lo leíste: “crocante”. Les juro, no sé qué le pondrán al blend Abrazo, pero en serio, tiene sabor a lemon pie. O a “pie”, directamente. Es como si saborearas el final de una tarta de lima o algo así… no tan ácida tal vez, pero exquisita. Es mi preferido si estuviera obligada a comprar una caja de una única variedad.

El Detox también es excelente. Super fresco y desintoxicante sin volverse un té de hierbas aburrido (no soy muy amante de los blends de la marca del burrito – no sé si me siguen…). Este tiene realmente aroma a menta y eucalipto y el melón le da un dulzor sutil y fresco. Me encanta. Ahora que lo pienso, no veo la hora de que lleguen los días un poco más calurosos para probar éstos mismos en su versión frozen.

Otra de las marcas que probé, como les dije más arriba, es Heredia. ¡Esta marca tiene muchísima variedad! Les dejo el link de la página para que chusmeen (click). De hecho allí aparecen también la línea The Blenders y el té en hebras HRD de menta y chocolate que probé el año pasado.

DSC01838

En esta oportunidad, me traje a casa el surtido de los té orgánicos de Heredia:

🌱 Earl Grey: té negro orgánico y aceite de bergamota convencional.

🌱 Té negro: orgánico.

🌱 Rosa mosqueta: orgánica.

🌱 Verde con limón y naranja: té verde orgánico, aceite de limón y naranja convencional.

Obviamente el punto fuerte de estos blends es su carácter orgánico. No tienen demasiados ingredientes. Los sabores y aromas son bien definidos y perfuman toda mi hermosa caja de ya que los saquitos no vienen sellados como los de Chamana.

Ambas marcas son fáciles de conseguir: están en los supermercados grandes como Disco o Jumbo y en las dietéticas o casas gourmet.

☕☕☕

Y ya que estamos hablando de saquitos y cajas. ¿Ya vieron qué hermosa caja de té que tengo? Se trata de un regalito de una amiga artesana que realiza trabajos en madera, con la técnica de découpage (hace esta, entre otras bellezas). El découpage es una técnica manual decorativa en la que se emplean papeles impresos o telas para pegar sobre varios soportes. La marca de mi amiga es Pinocha Boxes y les dejo el link a su página acá para que vean las cosas hermosas que hace!

DSC01832

DSC01833

Bueno, ¡¡me dieron ganas de tomarme otro tecito!! Espero sus recomendaciones de marcas y de blends. ¡Ah! Y la que sepa acerca de degustaciones, me avisa por favor. Sé que existe algo llamdo El club del té. ¿Alguien lo conoce? ¡¡Las leo!! ☕☕☕

En busca del snack saludable

Hoy tengo ganas de hablar de alimentación, de ansiedad y de esos momentos donde no podés evitar el “llamado de la selva” y te avalanzás sobre un marroc, una bolsa de nachos con su cheddar al costado (por supuesto) o ese cuarto de helado que, vamos a decirlo de una vez por todas: es poco para dos pero ¡es muuuucho para uno solo!

Últimamente estoy tratando de comer más saludable y para eso hay algunos hábitos que estuve tratando de poner en práctica:

  • cocinar siempre en casa, no pedir delivery
  • comer más frutas y verduras
  • comer más pescados
  • usar siempre aceite de oliva para condimentar
  • hacer actividad física (buuuuuáááááá, este punto no me sale, no me saleeee!!😭😭)
  • no consumir ningún producto lácteo entero, siempre elegir su versión light
  • evitar las harinas refinadas, las facturas, las galletitas dulces, el azúcar, los chocolates, etc etc (ustedes saben…)
  • tomar más té y menos mate (el mate me da mucha acidez, aunque lo amo 😢)
  • no tomar gaseosas ni jugos sintéticos
  • tomar mucha agua durante el día
  • tener en casa siempre disponible snacks que sean saludables

Y acá, en este último punto me quiero detener. La palabra clave es: SNACK. Y ¿qué es un snack? Esto dice una definición:

El término snack proviene del inglés y significa alimento ligero que se consume entre comidas. Los snacks son unos aperitivos, como patatas fritas, o algún tipo de alimento de paquete, frutos secos, bocaditos de algo, incluso canapés o las tapas, y no son considerados como una de las comidas principales del día. Tienen nombres diferentes según el país, por ejemplo, en España se les llama aperitivos, picoteo, en México, botanas o aperitivos, etc.

Normalmente se comen snacks antes de comer o mientras se realiza otra actividad, como una reunión o algunos determinados eventos, también como merienda o como entradas o entrantes de una comida (almuerzo o cena), con el objetivo de satisfacer temporalmente el hambre, por puro placer o para proporcionar una pequeña cantidad de energía al cuerpo. Coloquialmente a los snacks se le denomina picoteo o piscolabis, también tentempié o refrigerio.

fuente: http://www.significados.com/

Fin de la cita. Ok. Entonces si existe el snack es porque se puede comer entre comidas. O sea que no está mal todo lo que me mando mientras miro Netflix, o cuando estoy con la compu. ¿Cuántas veces se me llena el teclado de aceite después de comerme una Lays…? ¿A nadie le pasó? Después, además de ver con qué corno limpio lo que quedó entre las teclas, me siento mal, me duele la panza o tengo acidez o solo me siento culpable por ya no tener hambre para la “verdadera” comida.

La clave para mí es elegir bien los snacks. Tener a mano bocaditos ricos, nutritivos, energizantes y naturales. Cosas que no me hagan mal pero que tampoco pasen inadvertidos en cuanto a nutrienters y beneficios para mi organismo se refiere.

Otra de las claves es la variedad. Odio el yogur. No me gusta. Qué le voy a hacer… y cuando uno piensa en colación light, no sé por qué piensa en barritas (verdes y gomosas, guácala) o en yogures. Y no nos tenemos por qué circunscribir a eso solamente. ¡Por suerte!

Estuve pispeando en algunas dietéticas por mi barrio y también me metí en Farmacity (¡cuándo no!) y encontré algunos snacks bastante interesantes…

En Farmacity encontré miles y miles de estilos de barritas. Hay una de banana que me encanta y hay otras más crocantes de la marca LIV que también me gustan porque son de granola. También hay bolsitas de semillas y de frutos secos. (Por ejemplo el mix Desayuno de la línea Nat, que es una marca de Farmacity, tiene almendras, pasas de uva, castañas de Cajú y semillas de girasol. Es riquísimo. También hay de ciruelas y de orejones). Otra cosa interesante que encontré son las almohaditas de trigo rellenas de la marca Lasfor. Lo interesante no son las almohaditas (que la mayoría conocemos y deglutimos) sino es que vienen en bolsitas individales con la cantidad exacta de una porción. Eso para mí es fundamental porque nunca sé cuándo parar, especialmente con los snacks crocantes. Es un vicio. Lo chiquitito y crocantito me puede 😜. Por ahora probé las almohaditas con relleno de frutilla y relleno de chocolate suizo (sí, no suena muy light pero recuerden que se trata de lo saludable y en porciones medidas). Vi que hay de mousse de limón también. Habrá que probarlas… (la página de Lasfor acá)

13873145_10210206999279623_5083535603419827421_n

FotorCreated

De todas maneras y ya que estoy en tren de comer más saludable, lo bueno es meterse en una buena dietética y zambullirse de lleno en las bolsas de arpillera llenas de arroces extraños, yerbas aromáticas y porotos de todos los colores. Quiero dejar tanta porquería envasada. Buscar opciones y , si de packaging por porciones se trata, hacer yo las bolsitas individuales – y sin hacer trampa!-)

Ayer visité la que, creo, va a ser mi dietética amiga: Lapacho Alimentos Saludables. (Acá la página del Facebook) Aparte de buscar mi primera bolsa de verdura sin agroquímicos (les dejo el link acá para que se enteren de qué se trata eso), me atendieron super bien y me respondieron las mil y una preguntas que les hice. Eso es genial: tener asesoramiento, que te orienten… porque entre light, integral, sin químicos, vegano y naturista uno se puede perder muy fácilmente.

DSC01705

DSC01701

DSC01697

DSC01699

¿Qué me traje de Lapacho? Bueno, aparte de la bolsa de verduras recién cosechadas, me traje un pan proteico con semillas. La chica que me atendió, que es nutricionista (genial) me dijo que los panes o los cereales son difíciles de digerir temprano a la mañana porque el cuerpo viene de descansar y de desintoxicarse durante la noche. Me dijo que era mejor desayunar con frutas frescas o disecadas (como los orejones, las manzanas o las peras) o con semillas pero procesadas para que sea más fácil la digestión . (ni hablar de las medialunas de grasa o los cañoncitos, ¿no?).

DSC01722 t

DSC01715

El mix de frutos secos estaba ahí, esperando en unos frascos preciosos y ¿adivinen qué? también había en bolsitas de 100gr. Me traje un cuartito. Jeje. Además de eso, vi unas pepas de avena con membrillo que tenían toda la pinta y les digo: ¡me encantaron! 😊  Es increíble cómo al consumir productos integrales o con semillas, uno se siente saciado mucho más rápidamente que comiendo alimentos procesados. Es taaaaaan cierto. Posta. Y miren que yo soy de morfar a lo loco sin sentir que me “lleno”.

DSC01716

DSC01717

Hay algo que me suele suceder y es que la mayoría de las veces mis ganas de algún “tentempié” están orientadas para lo salado y, si se ponen a pensar, se van a dar cuenta de que la mayoría de los snacks saludables son dulces… Bueno, eso es lo que creía yo. Me acuerdo una vez, había salido una barrita de cereales salada. ¡Yo estaba feliz! Pero luego la descontinuaron. No sé por qué… Bueno, en Lapacho, encontré estos chips de batata riquísimos. Bien saladitos con sal marina. Había también chips de mandioca. Esos serán para la próxima. Y a ver cuándo empezamos a hacer barritas saladas. ¡Por fis!

DSC01712

Probé también un jugo increíble de limón, menta, jengibre y chia. ¡Espectacular! ¡¡Me encantó!! La marca es Chia Graal (tienen una página acá) y tienen muchos otros sabores que les prometo voy a probar. El sabor es riquísimo (obviamente con esa combinación nada puede salir mal : amo el jengibre) y la consistencia es interesante porque sin dejar de ser un jugo, la chia le da cuerpo y lo convierte casi en un licuadito. Las semillitas se pueden morder y da aún más saciedad que un jugo exprimido. Es una excelente opción como snack “bebible”.

DSC01708

DSC01709

DSC01711

Me volví feliz a casa con todas mis compras y con la promesa de volver en la semana para buscar ¡más snacks! Mi caminito de alimentación saludable recién comienza, así que tengo muuuuucho por aprender. No soy nutricionista, no soy vegana ni vegetariana (de hecho, hace poco que entendí la diferencia). Amo comer, me encanta probar cosas distintas y mandarme, de vez en cuando, una hamburguesa, una torta, un jamón crudo con aceitunas griegas, unos nachos… pero siento tanto la diferencia en mi organismo, en mis energías y en mi bienestar cuando “como bien” que realmente vale la pena.

Y, como dije una vez, ¡hay que “escuchar” a nuestro cuerpo! Nos dice cosas y nos avisa cuando tenemos que cambiar algo… nos da pistas. ¡Hay que estar atentos! Cuéntenme qué snacks les gustan a ustedes. ¿Cómo reemplazan aquellos alimentos que son nocivos para nuestra salud? ¿Qué bocaditos tienen preparados en casos de “emergencia”?

Mis 5 aceites de oliva favoritos

El post de hoy es para aquellos que, como yo, disfrutan del buen comer. Sí señores. Si hay algo que me da placer es probar platos nuevos y productos gastronómicos que le hagan cosquillitas a mi paladar.

Hoy les vengo a hablar de aceites de oliva.

Ya sé que es invierno y a muchos les parece un embole comerse solo una ensaladita. El clima da para guisos y pastas. Ya sé. Ya sé. No saben lo bien que lo sé. Es imposible cuidarse en invierno. ¡Maldición! 😖

Peeeero volviendo al tema del aceite de oliva, es un producto tan noble que no debe ser asociado solamente como aliño de la vieja y aburrida ensalada mixta. De hecho, existen muchos tipos de ensaladas para el invierno como la César, las que tienen verduras cocidas o salteadas como zucchinis, berenjenas y hongos o frutas secas (almendras, nueces, pasas) que pueden también combinarse con todo tipo de quesos y arroces. ¡Ah! Y si quieren irse bien bien para el lado mediterráneo: agregando morrones asados, tomates resecos hidratados o aceitunas negras… ¡olvídense! Se van a olvidar de los ñoquis a la bolognesa por un buen rato.

El aceite de oliva es bueno para la salud, eso todos lo saben ya. Entre otros beneficios, ayuda a aumentar los niveles del colesterol bueno en la sangre y a eliminar el malo previniendo así problemas cardiovasculares. (Para más información lean esta página —> Aceite de Oliva – Salud.) Pero, más allá de sus propiedades y beneficios, el aceite de oliva ES RICO. Y existen muchas variedades y presentaciones.

Hoy les voy a contar cuáles son mis 5 aceites de oliva preferidos para que los prueben y me digan qué tal. Estoy segura de que algunos de estos ya los conocen:

🌱  Aceite de Oliva Extra Virgen Yancanelo: es mi super aliado y seguramente uno de los aceites de oliva más conocidos. Se lo puede encontrar en supermercados grandes como Disco o Jumbo. Me encanta su sabor suave y su versatilidad. Puede usarse para todo: carnes, ensaladas, brusquetas, pastas… Tiene un suave color amarillento. Está extraído con el Método Sinolea (si quieren saber más sobre este método, click acá ) que mantiene intactas las propiedades organolépticas de la aceituna extrayendo el aceite por goteo en frío. Por eso debe ser tan rico… Se produce en San Rafael, Mendoza. Este verano estuve por allí así que pude conocer la fábrica y el método de elaboración.

 

 

🌱   Otro de mis aceites favoritos es el Aceite de Oliva varietal  Changlot de la Familia Zuccardi. Este aceite es más intenso, tiene un tono más almendrado y pica un poco más en la boca. Es exquisito. Ni les cuento sobre unos quesos cremosos o sobre cortes de carnes. No es muy económico y no se lo encuentra en supermercados. Yo lo consigo en vinerías o casas de productos gourmet (uno de estos días voy a hacer un post sobre los almacenes gourmet de mi barrio – ¡¡Son mi perdición!!). La última botellita la terminé hace un tiempo, así que puse una foto extraída de la página de los Aceites Varietales de Zuccardi. (visítenla por aquí)

201309141544010.zuccaChanglot500BIG

 

🌱   Hablando de picante… el Aceite de Oliva La Toscana con Ají Picante ha sido un descubrimiento de hace poquito y me tiene encantada. Realmente deja ese picor en la boca, como si te acabaras de comer un taco mexicano, gustoso y cosquilludo. Realza los sabores de una manera espectacular. Es ideal para carnes rojas o para hacer un increíble guacamole. Con ensaladas de tomates hidratados también va muy bien. Con palta, por supuesto… y hasta me animaría a probarlo en algún ceviche. (¿qué piensan?)

13680772_10210103276046607_777363868192428496_n

 

🌱    De la misma  marca, La Toscana, otro de los aceites que ha robado mi coraz… digo, paladar, es el Aceite de Oliva La Toscana con Albahaca. Perfumadísimo. Es abrir la botellita y transportarse a la Italia del pesto. Increíble. Yo, por ahora, lo usé con pastas. Unas nueces, ricotta o queso parmesano. Para chuparse los dedos.

Los aceites de La Toscana están elaborados en La Rioja y se pueden comprar en las casas de productos gourmet. No sé si se consiguen en alguna cadena de supermercados. No he averiguado…

13781994_10210103436610621_7558853201585731103_n

 

 

🌱    El último que les quiero mostrar no es un aceite de oliva. Sí, es cierto, lo estoy incluyendo en este post ¿por qué? Porque se lo merece. Es tan pero tan rico que no podía dejar de presentárselos. Es el Aceite de Pepitas de Uva de Olivi Hnos. Oh sorpresa, elaborado también en Mendoza. ¡Vamos Cuyo canejo! Este aceite es tan rico, tan almendrado, tan amaderado (si es que existe la palabra) que yo lo como solito con pan. A decir verdad, mi sugerencia es la siguiente: se compran (o preparan) esas tostaditas ¿vieron? con orégano, ají molido y pimentón y le echan encima este aceite y ¡Dios mío! No tenés ya interés en el plato principal… ¡que siga la picada! Este no lo he visto mucho por acá. Me lo traje de Mendoza también, pero estoy segura de que en algún almacén gastronómico debe estar… es imperdible.

13782087_10210103274406566_7674859806680269418_n

 

Bueno, estos han sido mis 5 aceites preferidos. Seguro existen muchos más por conocer y probar. ¿Cuáles me sugieren ustedes?

🍅   🍅  🍅  🍅

Página de Yancanelo: http://yancanelo.com/

Página de la Familia Zuccardi acá:http://www.familiazuccardi.com/ 

Página de La Toscana acá: https://www.facebook.com/LaToscanaArgentina

Página de Olivi Hnos. (aceite de pepitas de uva): http://www.aceitesolivi.com.ar/uva.html

🍅  🍅  🍅  🍅