Tres bases tres

¡Buenas! ¿Cómo andan? Ustedes saben que hace poco empecé a meterme de lleno en esto del mundo del maquillaje… de hecho estoy con muchas ganas de anotarme en algún curso. Veremos qué averiguo y cuáles son los costos ¡claro!😜

Hoy quiero contarles acerca de tres bases que estuve usando últimamente. Como tengo el cutis graso, siempre pensé que los polvos eran los más recomendable para mí, pero aprendí que las bases fluidas y livianas podían ser aún mejores para mi cutis ya que no obstruyen tanto los poros ni se empastan tanto como me solían empastar las bases en polvo hace años, cuando era adolescente -y usaba cualquier banana-.

Dicho esto: una de las otras cosas que aprendí es que todo lo que diga “efecto mate” está buenísimo para mi tipo de piel. Esto no quiere decir que no haya productos que sin dejar un efecto mate aún queden genial en mi piel. Hay que aprender a observarnos. Hay que saber “escuchar” lo que nos dice nuestra piel para poder ir dándole aquello que necesita.

No es fácil. No, no. Yo recién ahora estoy empezando a entender algunas de las señales que la pobre me envía… estoy en lo que se llama Nivel Pre-Básico (ya que vamos a hablar de bases) de interpretariado piel-español / español-piel.

Entonces: ¿qué me estuvo diciendo mi piel en estos últimos meses? Para contarles, necesito presentarles la primera base (ya van a entender por qué):

La primera base que estuve usando fue la Dream Wonder Fluid-Touch Foundation de Maybelline. Esta base es espectacular en cuanto a lo fluida, líquida y suave. Tiene una especie de gotero para sacar el producto del envase y, una vez puesta en la cara, al comenzar a difuminarla, se convierte a una textura casi volátil dejando un acabado de terciopelo. Espectacular. Cero grasa, cero oleosidad. Deja realmente un acabado mate.

DSC01641DSC01643

DSC01655

¿Cuáles son las desventajas que le encontré? Bueno, en primer lugar, como es tan fluida es necesario ponerse varias capas para que tenga una cobertura suficiente. Si no, queda muy “translúcida”. Otro de los inconvenientes (o mejor dicho, malestares) que le encontré fue el formato del envase. Al volver a entrar el “gotero” en la boquita del frasco, se desperdicia mucho producto ya que queda en los bordes.

Ahora, yo les venía hablando de “escuchar” a nuestra piel... bueno, cuando comenzó el invierno, con bajas temperaturas y un viento que nos volaba los pelos, a esta base la empecé a sentir muy seca. ¿Qué pasaba? Se me pelaba la cara alrededor de la nariz y hasta me aparecían como escamas pequeñas en la frente.

Fue ahí que, inmediatamente, además de cambiar de crema hidratante (eso ya se los comenté en otro post), tuve que cambiar de base. Y fue ahí que me decidí a probar la Revlon Colorstay 24hrs para cutis mixto/graso. A pesar de ser para mi tipo de piel, esta base no seca el cutis; no lo deja mate y esto, muy lejos de molestarme, me encanta para esta época del año. Es más suave la textura, más tipo “loción” y se esparce por la piel espectacularmente. Es mucho más cubritiva que la Dream Wonder, por lo que no es necesario colocar muchas capas. Es absolutamente cierto lo de las 24 hrs; bueno, a decir verdad, nunca la tuve 24hs. puesta… pero les puedo asegurar que unas 12hs se mantiene sin demasiados cambios en el cutis. Tal vez, se oscurezca un poquitín con el transcurrir de las horas pero es una buena opción para las que quieren un maquillaje que las acompañe durante todo el día. ¿Desventajas? No le encontré ninguna todavía. Tal vez el hecho de que, dada su textura menos fluida, tengo que usar sí o sí polvo para sellar.

DSC01647

DSC01648

¡Ah! Otro problemita es que elegí un tono más oscuro que mi piel, por eso tengo que tener cuidado y aplicarla también en el cuello para que no parezca que me puse una máscara. Pero ese no es un problema de la base, es el impulso de comprar algo sin probármelo antes. ¡Mi culpa! ¡Mi culpa! ¡Mi culpa! 🙋

Bueno, ¿y cuál fue la última base que estuve probando estos meses? Hace un tiempo, me habían regalado una base en barra de Natura. Le tenía mucha desconfianza porque la imaginaba súper pesada para mi tipo de piel. Entonces, esperé al frío y me animé a probarla ahora. Gente: no saben lo que me gustó. ¡No es pesada para nada! Aunque es en barra (lo que la podría llegar a hacer más cremosa) se funde en la cara de una manera espectacular. Al contacto con la piel, su textura se convierte en un “toque-seco”, como si se volviera polvo al instante, dejando la superficie de la cara aterciopelada y seca. ¡Está buenísima!

DSC01649

DSC01651

DSC01652

¿Algún punto en contra? Bueno, creo que lo que más podría hinchar un poco de esta base es que al convertirse en una textura casi de polvo volátil, no es muy cubritiva. Yo me tengo que aplicar por lo menos 2 o 3 capas para esconder aquellas manchitas, granitos, etc. que no quiero que se vean. Y claro, al usarla tanto, me da la sensación de que no dura mucho el producto… lo que la convierte en una base cara al pepe. ¡Ah! Y ojo que a las 4 o 5 horas de tener puesto el producto, tuve que matificarme la cara con un poco de polvo porque ya comenzaba a brillar, mi amooor….(vamos a brillar, mi amoooor 🎼🎵)

😄   😄   😄

Bueno, gente linda. Aquí termino con mis bases hoy. Voy a seguir probando otras. Tengo muuuuuchas ganas de probar las bases de Mac. ¿Cuál me recomiendan?

Y esto de escuchar lo que dice mi piel, me está fascinando… no sabía que podíamos encontrar tanta información con solo mirar atentamente un segundo los cambios que va experimentando nuestro cutis con algunos productos, con el clima, con nuestro estado anímico, etc etc. Es genial. Estoy a full con esto. Siempre me gustó aprender lenguas extranjeras… bueno, aquí estoy comenzando un nuevo desafío y esta vez se trata de mi propio cuerpo que me habla. ¡Sí, me habla! ¿Me estaré volviendo loca?

Anuncios